Adicciones de empleados causan severo daño a las empresas

0
101

Las empresas deben atender los problemas de adicciones que padecen empleados ya que esto merma al menos 30 por ciento su rendimiento laboral y las estadísticas señalan que 70 por ciento de los consumidores de alcohol y drogas en el mundo tienen un empleo.

Así lo manifestó Beatriz Barrón Hernández, directora del Centro de Integración Juvenil (CIJ) de Puerto Vallarta, quien agregó que el 63 por ciento de los empleados después de irse de juerga al día siguiente se reportan enfermos para justificar su falta. El ausentismo de quienes consumen drogas o alcohol y 3 a 4 veces superior de quienes no consumen, además recurren tres veces más a prestaciones por enfermedad y presentan cinco veces más solicitudes de indemnización que el resto de los trabajadores.

En México, el consumo de drogas en trabajadores se ha incrementado porque hay mayor disponibilidad, asimismo por el incremento del estrés, las condiciones laborales desfavorables, entre otros factores.

Los hombres jóvenes menores de 35 años, que son la principal base productiva, son los que más consumen y el uso de drogas tiene repercusiones directas en la empresa, por la generación de accidentes, ausentismos, disminución de la calidad y baja productividad.

Advirtió que el consumo de drogas en el medio laboral va en aumento, no sólo como práctica experimental, sino como uso habitual y estudios revelan que los mayores consumos de alcohol se dan entre los obreros y empleados turísticos, lo cual debe causar preocupación en Puerto Vallarta.

De 2008 a 2011 el consumo de alcohol entre los hombres se incrementó de 72 a 81 por ciento y en mujeres de 51 a 63 por ciento; el consumo de tabaco, en los hombres representa el 31.4 por ciento y en las mujeres el 12.6 por ciento. En México se estima que hay 17.3 millones de fumadores activos.

Beatriz Barrón indicó que las empresas deben recurrir a estrategias de sensibilización mediante sesiones informativas, destacar los efectos y daños que provocan el consumo, provocar que se incremente la percepción del riesgo, además de reforzar factores de protección y reflexionar sobre alternativas de prevención.

Además, establecer estrategias de habilitación, como promover recursos de protección, estilos de vida saludables, además de la detección temprana del consumo de drogas y canalizar los casos en forma adecuada.

Dejar respuesta