Exigen al gobierno proteja los arrecifes de coral

0
349

El valor total del turismo asociado a los arrecifes coralinos en México es de 3 mil millones de dólares anuales, por ello, por tratarse de un importante recurso económico para el país que además abarca otros sectores, es imperativo que se consolide una política pública que permita revertir su degradación mediante el control de la amenazas locales y globales.

En ese tenor se manifestó la Sociedad Mexicana de Arrecifes Coralinos (SOMAC), en su declaratoria del IX Congreso Mexicano de Arrecifes Coralinos, celebrada en Chetumal, Quintana Roo, con participación de científicos vallartenses.

SOMAC es una asociación civil que agrupa académicos, estudiantes y representantes de los sectores sociales y de gobierno que se dedican al estudio y conservación de los organismos y procesos que controlan la función y estructura de los arrecifes coralinos de México.

En su reciente encuentro, casi 200 participantes de diversas instituciones de México y otros siete países presentaron 170 trabajos académicos, incluidas cinco conferencias magistrales. Este evento consolida a la SOMAC como la asociación que agrupa a los científicos con el potencial de generar conocimiento útil para la conservación de los arrecifes coralinos en México y Latinoamérica.

Reunidos en asamblea, esta sociedad acordó declarar que los arrecifes coralinos actualmente se encuentran en una situación crítica debido a la degradación del hábitat producto del cambio climático, y a una serie de amenazas locales, tales como la contaminación y la modificación de hábitats costeros, producto de la creciente presión asociada al desarrollo costero.

Esto es particularmente preocupante dado que México cuenta con arrecifes coralinos en todos sus mares (Pacífico, Golfo de California, Golfo de México y Caribe), los cuales poseen un alto valor ecológico y económico de gran importancia para la población humana.

Estos ecosistemas sirven de sustento y fuente de alimentación para miles de personas en las costas de nuestro país y se estima que el valor total del turismo asociado a los arrecifes coralinos en México es de 3 mil millones de dólares.

Debido a que los arrecifes coralinos son un importante recurso económico para el país es imperativo que se consolide una política pública que permita revertir dicha degradación mediante el control de las amenazas locales y globales, por lo tanto la SOMAC propone una serie de acciones y estrategias para fomentar la conservación de los arrecifes coralinos en México.

Entre ellas, impulsar el proceso legal en curso desde 2016 dentro de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), dirigido a la creación de una Norma Oficial Mexicana particular sobre arrecifes coralinos, rocosos y profundos, la cual permita la protección de estos ecosistemas fuera de los polígonos de las Áreas Naturales Protegidas.

Asimismo, impulsar a los especialistas a someter propuestas, y apoyar a las autoridades de la SEMARNAT para actualizar la lista de especies de corales y organismos arrecifales incluidos en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, con el fin de propiciar la conservación de especies clave.

Además, fortalecer otras Normas Oficiales relacionadas con el uso y tratamiento del agua, para asegurar que las concentraciones de nutrientes y contaminantes en las descargas de aguas residuales, que se generan en las inmediaciones de los arrecifes coralinos, no rebasen límites máximos permisibles y sean tratadas de acuerdo al Protocolo de Cartagena. Así mismo, es fundamental promover que el agua que desemboca a los arrecifes de coral a través de los ríos o descargas de agua subterránea llegue con una calidad adecuada, para prevenir y evitar un mayor deterioro de los arrecifes de coral.

Otra petición es mejorar el ordenamiento marítimo y territorial de manera que las actividades humanas promuevan el desarrollo nacional sin generar impactos en los arrecifes coralinos y ambientes costeros asociados, como manglares, pastos marinos y dunas costeras. Esta labor es particularmente importante en lo que concierne a la construcción de desarrollos turísticos e infraestructura portuaria en zonas costeras, caso concreto de Bahía de Banderas, donde la construcción de desarrollos hoteleros ha prácticamente desaparecido colonias coralinas.

Los especialistas también exhortaron al gobierno federal a continuar con los esfuerzos y alianzas internacionales para mitigar el uso de gases invernadero y así reducir los efectos negativos del cambio climático sobre los ecosistemas arrecifales.

Pretenden fomentar la colaboración entre académicos, agencias de gobierno, organizaciones civiles, usuarios y personas residentes de zonas costeras, para la aplicación y utilización de diferentes herramientas de conservación que incrementen las posibilidades de que los arrecifes nacionales mantengan e incluso mejoren su calidad y así garanticen su existencia en el futuro.

Además de ello, impulsar una mayor interacción entre las autoridades de los tres niveles de gobierno, que permita fortalecer la coordinación y congruencia del trabajo que realizan las agencias relacionadas con la protección ambiental. Para la conservación de los arrecifes coralinos es fundamental que se garantice la aplicación efectiva de leyes y reglamentos, así como la aplicación de las sanciones económicas y de restauración correspondientes.

El octavo punto es incrementar el presupuesto destinado a la investigación científica básica y aplicada sobre arrecifes coralinos, que permitan tener un mejor conocimiento de estos ecosistemas y contribuyan a aminorar su degradación. Es primordial favorecer el desarrollo de herramientas y estrategias de frontera que estén sustentadas en conocimiento científico sólido que permita su conservación y restauración.

A la vez, designar presupuesto y recursos adecuados para que las Áreas Naturales Protegidas implementen un manejo efectivo, el cual asegure la preservación de estos ecosistemas y de sus importantes servicios ambientales. Esto es particularmente necesario en el contexto de la reciente creación de la Reserva de la Biosfera del Caribe Mexicano, la cual no cuenta con plan de manejo ni los recursos necesarios para su implementación.

El último punto es colaborar con instituciones de educación y con los medios impresos y electrónicos, para mejorar la educación formal y la comunicación de la información sobre el cuidado del océano, y paralelamente hacer llegar al público en general el conocimiento sobre la importancia y la belleza de los arrecifes coralinos, y la forma como son estudiados. La SOMAC actualmente realiza programas y campañas para mejorar esta situación por lo que se buscará colaborar a través de programas en diferentes niveles y sectores, para fomentar una mejor conciencia acerca de los arrecifes coralinos y se propicie su conservación.

Entre los firmantes de la declaratoria se encuentran el presidente de SOMAC, Dr. Lorenzo Álvarez Filip, varios especialistas de la UNAM, el Dr. Pedro Medina Rosas, del Centro Universitario de la Costa, responsable de la Comisión de Comunicación y Vinculación y quien estuvo a cargo de la ponencia “Poblaciones de coral negro en Los Arcos (Mismaloya)”.

El Dr. Amílcar Leví Cupul-Magaña, también del CUCosta, presentó los temas “Evaluación temporal de la diversidad taxonómica y funcional en peces de arrecife del Parque Nacional Islas Marietas”, “El monitoreo de largo plazo, herramienta para evaluar cambios en la cobertura de coral en dos islas del Pacífico central mexicano” y “Capacidad de Carga del Parque Nacional Islas Marietas: Herramienta esencial para la protección de la comunidad coralina”.

Dejar respuesta