La CFE está “tronando” a los restaurantes de Vallarta

0
43

Por Daniel Mora Valencia

 

Se suma la Canirac Puerto Vallarta a las protestas por los altos cobros de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), situación que inclusive los ha orillado a despedir personal, así lo externaron en conferencia de prensa integrantes de este organismo.

 

Al respecto, Ricardo Ortiz Fernández, director de esta cámara, señaló “los restauranteros  aquí  presentes  externamos  la  inconformidad  de  la  Cámara Nacional  de  la  Industria  de  Restaurantes  y  Alimentos  Condimentados por  los  desmedidos  y arbitrarios incrementos en las tarifas de electricidad, aunados a los incrementos en combustibles, peajes, trasporte, entre otros múltiples en los últimos meses”.

 

Ortiz Fernández manifestó que antes que nada se debe de tener claro, que la industria de los restaurantes es generadora de una de

las mayores fuentes empleos de la región, inversión, riqueza e impuestos.

 

Por lo que ante esta situación reiteró, “hay pronunciamientos graves y delicados por parte de todos los que estamos afectados, en donde

se pone en riesgo la operatividad de los negocios por éstos incrementos, y que afectan y ponen en peligro la generación de empleos, y el tener la capacidad de mantener la plantilla laboral actual”.

 

Ello señaló, debido a que la electricidad es un insumo de primera necesidad que afecta los resultados de los negocios, además de que es, aseveró, sin lugar a duda una condición que podría propiciar incrementos

en los precios al público, afectando más la posibilidad de supervivencia de pequeños o incipientes negocios, que han optado por la automatización de sus procesos y que por ello hacen uso de éste recurso de forma importante.

 

En este sentido subrayó que una vez que comenzaron los trabajos de la reforma energética no había afectaciones en éste rubro, al menos que  pusieran  en  peligro  el  patrimonio  y  los  empleos, sin embargo apuntó, “es  hoy el  día  en  que  sin  más información y justificación, toman medidas que no sólo no reducen el costo de la energía, sino que afectan de forma sensible a ésta industria con incrementos que oscilan entre un 40 y un 130 por ciento de enero a la fecha, en diferentes establecimientos”.

 

De tal manera indicó, es por ello que hacen un exhorto a las autoridades para que revisen la aplicación de éstas medidas, y rectifiquen antes de que sea demasiado tarde para muchos establecimientos que no podrán hacer frente a éstas afectaciones.

 

En este contexto cuestionaron el cómo posible que sea más cara ahora la luz que la renta en los muchos negocios y cómo podrán competir como destino turístico con otros países en los que la luz si es asequible,

y  los  negocios  pueden  estar  debidamente  aclimatados  a  una  temperatura  cómoda  y  bien iluminados con tan desorbitantes tarifas.

 

Para finalizar, remarcó que los restauranteros se mantendrán unidos ante esta situación que consideran injusta y no quieren subir los precios de los menús, “creemos que es de sentido común  que estas  tarifas  tengan    que  reducirse,  creemos  que  a  través de  la buena  voluntad  y  el  buen  entendimiento  será  como  este  asunto  se  resolverá,  hemos  hecho gestiones con la Comisión Reguladora de Energía, CFE, Diputados federales y estatales, entre otros actores para resolver esto pronto”.

 

Y añadió que “por tal razón y hasta que no tengamos la disminución de las tarifas a como estaban en diciembre 2017, haremos patente nuestra inconformidad en nuestras mesas todos los jueves a partir de las

19 horas apagando las luces de los comedores y encendiendo candelas de parafina, quinqués de aceite, y velas, tal como hace 100 años”.

Dejar respuesta