Muy afectados los Pueblos Mágicos

0
59

Las lluvias que se han presentado en la segunda quincena de agosto han provocado un gran daño al sector turístico en los municipios de la Sierra Occidental, derivados del cierre de la carretera estatal Las Palmas-Mascota, informó el secretario de turismo de Jalisco, Enrique Ramos Flores.

En visita de trabajo en Puerto Vallarta, explicó que Mascota, San Sebastián del Oeste y Talpa de Allende han sufrido una merma importante en sus ingresos porque han dejado de llegar visitantes.

Esos municipios reciben turistas provenientes de Puerto Vallarta, pero también gente que se traslada desde Guadalajara y estados del Bajío hacia este destino de playa y utiliza esa carretera, pero además aprovecha para hacer escala en la zona serrana.

Lamentó que los derrumbes hayan interrumpido la circulación en la carretera estatal y entonces no se pueda llegar a los pueblos mágicos que Jalisco tiene en esta región.

Y es que la opción por carretera en estos momentos es la federal 200 y eso relega a dichos municipios serranos, que han disminuido el número de visitantes en 50 por ciento y por igual las ventas de hoteles, restaurantes y negocios diversos.

“Con los fenómenos meteorológicos no se puede hacer mucho, pero por la conectividad que tiene Puerto Vallarta no se afecta al destino, pero son Mascota, San Sebastián y Talpa de Allende los que están viviendo con las consecuencias. La instrucción que dio el gobernador Aristóteles Sandoval Díaz fue que la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública del Estado debe de aplicar los recursos existentes a reserva de que se autoricen algunas reorientaciones de recursos de otras partidas para que a la brevedad  se pueda resolver el tema y hacer las inversiones que se requieran para restablecer la comunicación en la carretera de Mascota – Las Palmas”.

En el caso de Puerto Vallarta la afectación por el clima fue la cancelación de la llegada de aproximadamente mil 400 pasajeros provenientes de Houston, ciudad afectada por el huracán “Harvey”.

Dejar respuesta