Piden dar prioridad al tema ambiental en la conurbación de la BB

0
315

Ambientalistas de Bahía de Banderas, Nayarit, pidieron que el tema ambiental sea prioridad en los esfuerzos de conurbación entre Puerto Vallarta, Jalisco y ese municioio nayarita.

La Alianza de la Costa Verde refiere que el Observatorio Integral Turístico, de reciente creación y cuya prioridad es amalgamar los destinos Puerto Vallarta en Jalisco y Bahía de Banderas en Nayarit, “pretende crear un espacio de opinión sólido y sobrio dentro de sus investigaciones, en las que estarán involucrados diferentes ámbitos empresariales y educativos de la región, con el fin de resolver y profesionalizar temas turísticos”.

Jorge Villanueva, presidente de la Asociación de Empresarios de PV y BB, expone que “la conurbación parece tener al fin un avance gracias al contacto con la federación, quien se mostró positiva con los argumentos del OIT, propiciando una reunión próxima con los secretarios de comunicaciones y transportes, y turismo, quienes serán los gestores y mediadores de tema” (1) (2).

Al respecto, la Alianza apunta que desde el siglo pasado, la creación de zonas metropolitanas está de moda en México. Según el INEGI, Puerto Vallarta (JALISCO) y Bahía de Banderas (NAYARIT) ya son Zona Metropolitana desde hace 2005, aunque la conurbación real se quedó en el papel.

“Las ideas sobre coordinación y planeación metropolitana han sido buenas en sus intenciones. Sin embargo, en la práctica han tenido efectos limitados. Muchas de las ahora 59 metrópolis en México, con sus 63,8 millones de habitantes (57% del total), siguen creciendo de manera desordenada y la prestación de servicios públicos es cada vez más problemática.

“La gestión de las zonas metropolitanas implica la concurrencia de dos o más gobiernos municipales y (en nuestro caso) estatales, con sus respectivas autoridades, quienes desde luego tienen planes y proyectos no necesariamente convergentes.

“La falta de acuerdos en la atención de los problemas de la metrópolis, las diferencias en la normatividad urbana, las disposiciones administrativas contrapuestas y la ausencia de mecanismos eficaces de coordinación intersectorial e intergubernamental, representan serios obstáculos para el adecuado funcionamiento y desarrollo de una metrópolis.

“Particularmente en lo que se refiere a la planeación y regulación de su crecimiento físico, la provisión de servicios públicos como agua potable, drenaje, alumbrado, recolección de desechos sólidos, transporte y seguridad y el cuidado de su entorno ambiental.

“Parece que los académicos y los empresarios del municipio Bahía de Banderas y de Puerto Vallarta no ha desarrollado ninguna sensibilidad para la complejidad que implica una conurbación de las dos entidades, que además en el caso concreto pertenecen a dos entidades estatales diferentes.

“La conurbación desde el punto de vista turístico, proyecto de una alianza entre las universidades de la región y del sector empresarial, tiene una perspectiva limitada.

“Cualquier proyecto de conurbación Puerto Vallarta – BadeBa tiene que dar prioridad al cuidado del medio ambiente, que es el tesoro y la ventaja competitiva de la región. Ambas entidades tienen serios problemas ambientales y sociales.

“Un proyecto en favor de la conurbación tiene que documentar de manera clara como se va lograr el cuidado ambiental y un aumento significativo en el bienestar de la población, proponiendo estrategias y planes de acción concretos para el desarrollo social, cultural y económico y ambiental.

“La distribución de los sinergismos esperados, la prevención y amortiguamiento de los impactos ambientales, el ordenamiento físico y regulación de las actividades urbanas y, principalmente el evitar la polarización de los desequilibrios en los tejidos sociales de ambas entidades, son los retos principales a resolver”.

La Alianza considera que esos son los indicadores que se tendrían que medir y para superar estos retos, se necesita una planeación integral con participación de las organizaciones ambientalistas y de otras organizaciones de la sociedad civil de la región en un marco de transparencia y voluntad política, y no solamente de la academia y de los empresarios.

Dejar respuesta