Para Coparmex, el 2017 dejó grandes pendientes

0
141

Aumentar la inversión pública, reducir el costo de la formalidad y apostar por el crecimiento de la clase media, son los grandes pendientes que nos ha dejado el 2017, de acuerdo a un comunicado que difunde la Coparmex Puerto  Vallarta – Bahía de Banderas.

La agrupación empresarial que preside Gabriel Igartúa Sánchez promueve el balance que hizo la dirigencia nacional, en donde se refiere que al iniciar un nuevo año es obligado reflexionar sobre los avances y las oportunidades que dejó nuestra economía en 2017.

Se pretende ante todo hacer un balance objetivo sobre el funcionamiento de la economía, lo cual implica analizar múltiples variables, pero sobre todo, identificar puntualmente qué tanto logramos crecer, qué tanto dicho crecimiento se convirtió en más y mejores oportunidades de empleo para los mexicanos, y qué tanto hemos avanzado en crear un mercado interno sólido y sano, donde el consumo y la inversión aumenten día a día la calidad de vida.

Explica que en general, el balance de 2017 muestra un año caracterizado por un crecimiento magro, una generación de empleo insuficiente, y grandes oportunidades en materia inflacionaria.

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) estima que cerró 2017 con una tasa de crecimiento del 2.1%, ligeramente superior al 1.6% que se estimaba al inicio del año debido a una sutil aceleración que ha sucedido en el último trimestre. Este crecimiento representa menos de la mitad de lo que un país como México debiera crecer para generar suficientes oportunidades de ingreso para nuestros jóvenes.

La principal consecuencia del bajo crecimiento económico ha sido que no se han podido generar suficientes empleos formales en 2017. Las autoridades insisten en regocijarse de que, por primera vez en la historia del país, durante un sexenio se ha superado la cifra de 3 millones de empleos formales creados. Sin embargo, esto no es, para nada, un logro. Esta cifra supone un rezago constante en el número de empleos necesarios. Para que México pueda dar empleo a los jóvenes que se incorporan a la vida económicamente activa, sería necesario crear 100 mil empleos al mes. Esto significa que, los 3.4 millones de empleos formales creados en lo que va del sexenio son apenas en 56% de los estrictamente necesarios.

Otra de las constantes preocupaciones del año que cierra ha sido la inflación. Se estima que la inflación terminó el año al 6.3%, el nivel más alto desde los años noventa. Estudios académicos independientes y análisis hechos por la propia COPARMEX han mostrado que el salario mínimo no ha sido la principal causa de la inflación, sino que se explica por una pérdida de competitividad del peso ante el dólar, ocasionada por la llegada de Trump al poder y la consecuente renegociación del TLC, así como por los incrementos en el precio de los energéticos que se dieron al inicio del año debido al llamado “gasolinazo”.

Es así que aumentar la inversión pública, reducir el costo de la formalidad y apostar por el crecimiento de la clase media, son medidas que ayudarían a aumentar la confianza del consumidor que hoy es más baja que la que existía en 2012, poco antes de comenzar el sexenio.

De hecho, actualmente el índice de confianza del consumidor se encuentra en 88.8 puntos, 4 por ciento abajo del nivel de 2015, y 7.5 por ciento abajo del que tenía en noviembre de 2012.

Estas medidas también ayudarían a aumentar la confianza empresarial que corre también una suerte de pesimismo cuando se le compara con el inicio del sexenio. En la industria manufacturera, por ejemplo, la confianza actual es 0.6 por ciento inferior a la de 2015 y 10.2 por ciento a la de 2012.

Dejar respuesta