Bella actuación de actriz jalisciense en XVIII Encuentro Nacional de Teatro

0
1654

Bajo la excelente dirección actoral de Daniel Vega González, la actriz jalisciense Gloria Angélica Ramírez logró una de las mejores actuaciones en el XVIII Encuentro Nacional de Teatro que se lleva a cabo en la ciudad de San Luis Potosí, durante los días 17, 18 y 19 de noviembre, al presentar en el Teatro del Instituto Potosino de Bellas Artes, en la categoría Amateur, la obra “Mi Evangelio es mi Nombre”, informó Manuel Medina López, Responsable del Frente Cultural del Movimiento Antorchista en Jalisco.

La otra teatral se basa en la historia de María Magdalena, contada por ella misma. Es la historia de una mujer que a  pesar de injurias, abandonos y rechazos aprende a amar, y sobre todo amarse a sí misma. Es un monólogo tratado como genero Pieza, con escenografía única. Dos personajes en escena  interpretados por la misma actriz, a través de María Magdalena y Salomé, les habla a todas las mujeres para aceptarse tal cuál son sin importar la opinión de nadie más.

El director es egresado del Centro de Estudios Cinematográficos (CEC), ha tomado clases, talleres y  diplomados de actuación y participado como actor en obras como “El Sueño de Toulouse”  y “Bajo la Rueca”. Miembro de la compañía de teatro y títeres VESTALIA. Director de Arte en obras de teatro “La Casa Suspendida”, “El niño que no tenía amigos”, “Espartaco”,  “La  Dama Duende” y “Mi Evangelio es mi Nombre”, obras presentadas en las ediciones XVII y XVIII del Encuentro Nacional de Teatro en la capital potosina.

Angélica Ramírez por su afición  a las artes escénicas, estudia actualmente un Diplomado en Actuación en GLOW Artes Escénicas. Ha  participado en obras infantiles, comerciales a nivel nacional, cortometrajes y largometrajes como “Páramo” dirigido por Andrés Díaz y “Tumorrou” dirigido por Frank  Rodríguez.

El texto de la obra “Mi Evangelio es mi Nombre”,  toma de referencia la vida de María Magdalena y Salomé, sin embargo habla de las pasiones y cómo las mujeres son juzgadas por la sociedad por ser fieles a sí mismas y a lo que sienten. Es por eso que se llevará, visualmente, la historia a la actualidad, siendo María Magdalena una monja es una monja porque, con las nuevas corrientes feministas, éstas son criticadas por su modo  de vida y la decisión de ser fieles a aquello que creen.

Nuestra María Magdalena va evolucionando mientras avanza su historia, así como su  vestuario, que nos da a entender subjetivamente el cómo se siente y cómo la sociedad la ve. Pasando de una vestimenta de monja a un negligé negro, que muestra sus piernas, un  camisón blanco denotando pureza y finalizando con el mismo vestuario de monja. El  monólogo empieza y termina con el mismo texto y terminará con el mismo vestuario y  trazo escénico, retomando el género Pieza.

En cuanto al personaje de Salomé, ésta se va a diferenciar por llevar una capa roja y pesada, detonando lujuria, violencia y peligro.

Dejar respuesta