Gestión y lucha de Antorchistas ante la CFE rinden fruto en Pihuamo

0
179

La intensa gestión y la incansable lucha que llevaron a cabo los Antorchistas ante la Comisión Federal de Electricidad (CFE) rinden un importante fruto para los vecinos de la colonia Antorcha Campesina de Pihuamo,  en donde tras haber quedado concluida la obra de electrificación,  la empresa paraestatal hizo la conexión a la fuente de energía eléctrica, informó Alejandro Díaz Urtiz, Representante del Movimiento Antorchista en la demarcación.

En próximos días, los usuarios harán los respectivos contratos y de esta manera las familias de ese asentamiento humano contarán en sus hogares con uno de los servicios elementales considerado como un derecho humano; dado que la electricidad también es un elemento para el disfrute de los demás derechos humanos, es indudable que van a ser mejoradas sustancialmente las condiciones de vida de los beneficiados.

Así mismo, con esta conquista Antorcha demuestra la justeza y la efectividad de sus métodos de lucha, pues desde su nacimiento mismo, hace 44 años, a lo largo y ancho del país, ha logrado que sean electrificadas un considerable número de rancherías, comunidades y colonias marginadas, beneficiando a miles y miles de mexicanos, quienes por años habían estado viviendo sin luz.

Pero, a pesar de los trascendentes logros que se han obtenido, mediante la lucha organizada, no solo en materia de electrificaciones, sino en otros servicios básicos y apoyos sociales, son sumamente modestos  comparados con las graves carencias e injusticias que sufren millones y millones de trabajadores del campo y la ciudad a causa de la pésima distribución de la riqueza en nuestra Patria.

Dada la situación expuesta brevemente, los Antorchistas plantean la urgencia de que el actual modelo económico neoliberal sea sustituido por otro que distribuya en forma más justa y equitativa la renta nacional, esta tarea solo puede ser llevada a cabo por una gran fuerza social conformada por millones de trabajadores agrícolas e industriales, fuertemente educados y organizados, por lo que la tarea que aún tiene por delante el antorchismo es gigantesca, concluyó Díaz Urtiz.

Dejar respuesta