Marriott es pilar en la protección de la tortuga marina

0
124

En la temporada 2017-2018 del Programa de Protección a la Tortuga Marina, tan sólo en el Hotel Marriott de Puerto Vallarta fueron liberadas 60 mil 450 crías, ya que ese establecimiento posee el vivero más grande del municipio.

Durante más de 17 años, esa empresa ha trabado en este programa porque es parte de su filosofía que denomina “Espíritu de Preservar”, práctica que además une a jóvenes y adultos, turistas y locales de Puerto Vallarta, universidades, así como a organizaciones ecologistas.

La zona de protección de playa a cargo del Hotel Marriott mide 800 metros de longitud y recibe alrededor del 30% de las tortugas que anidan en Puerto Vallarta. El vivero de incubación del hotel es el más grande del municipio, al término de la temporada 2017 se tuvieron en total 757 nidos protegidos.

De junio 2017 a enero 2018, el resort trabajó en coordinación y bajo la asesoría de la reconocida bióloga Catherine Hart, autoridades de la Secretaría del Medio Ambiente y la Subdirección de Ecología Municipal.

Marriott participa activamente en la lucha por la conservación de la tortuga golfina (Lepidochelys olivacea), cumpliendo con los procedimientos y lineamientos establecidos por estas autoridades y creando conciencia en todos los visitantes y las comunidades locales sobre la importancia de la conservación de esta especie.

A partir del mes de junio decenas de tortugas arriban a la playa del hotel, en el complejo Marina Vallarta. Las tortugas marinas depositan sus huevos, 100 en promedio cada una, los cuales en condiciones naturales (sin intervención del hombre) permanecen enterrados en la arena incubándose hasta el momento de su nacimiento.

Marriott Puerto Vallarta Resort, consciente de que las actividades recreativas propias de un hotel ponen el peligro los huevos, se sumó a este programa de protección.

Todas las noches de junio a enero, de 11 p.m. a 5 a.m., Catherine Hart, bióloga especializada del hotel y su equipo, realizan patrullajes en la playa para proteger a las tortugas que llegan a desovar por la noche y recolectar los huevos que fueron desovados.

Estos son llevados al vivero del hotel y después de aproximadamente 45 días de incubación, manteniéndolos en condiciones lo más naturales posibles, nacen las tortuguitas y están listas para ser liberadas al mar.

Cada atardecer, que es cuando se liberan las tortuguitas, el personal del hotel aprovecha la oportunidad para que niños y adultos se familiaricen con la tortuga golfina, explicando su ciclo de vida y características físicas, creando conciencia ambiental y mostrando las iniciativas para salvarlas.

Dejar respuesta