top of page

Día Mundial del Turismo: La sustentabilidad de debe gestionar permanentemente


La sustentabilidad no solo es un estado fijo en armonía que debe lograrse, es un paradigma de gestión que debe perseguirse permanentemente; es decir, no sólo hay que lograr ser sostenible, sino mantenerse, manifestó la Dra. Laura Alicia Aguilar González, docente del Centro Universitario de la Costa, en el foro por el Día Mundial del Turismo realizado en el auditorio del CECATI de Puerto Vallarta.


Al presentar la ponencia “Talento humano y recursos del planeta, prioridades y estrategias para sostener al turismo como modelo de desarrollo”, la catedrática hizo referencia al lema que este año designó la Organización Mundial del Turismo (OMT), “Turismo e inversiones verdes”, un llamado a impulsar inversiones en proyectos verdes, en un mundo donde ya se observan los efectos del cambio climático.


Ante un auditorio de jóvenes universitarios y bachilleres que se especializarán en el turismo, explicó que la OMT se planteó promover en turismo las inversiones verdes en tres ámbitos: en las personas con todo aquello que tiene que ver con su formación, en el turismo en las infraestructuras sostenibles y en la prosperidad a través de la innovación y el emprendimiento.


Para ello, agregó, el organismo hizo una amalgama de muchos otros pensares que ya había planteado en diferentes años sobre ese tema, entre otros, el Informe Brundtland de 1987, con el que se hizo un llamado a la cooperación entre naciones en cuestiones de desarrollo y utilización de recursos naturales, así como crear procesos que dejaran constancia de las respectivas problemáticas medioambientales en los países.


Asimismo, los Objetivos del Milenio fijados en el año 2000 por la ONU, ocho propósitos de desarrollo humano que los países miembros acordaron conseguir para el año 2015 (incluyendo recursos naturales).


Luego, los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) en 2015, 17 objetivos globales interconectados diseñados para ser un “plan para lograr un futuro mejor y más sostenible para todos”, que se pretende alcanzarlos para 2030.


Es decir, cuando se acerca la fecha objetivo y es evidente el rezago para alcanzar las metas, se plantea un nuevo plan.


Laura Aguilar abundó sobre el actual plan, y refirió que el turismo está al centro de los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible. “Es imperativo a partir de hoy –enfatizó a los estudiantes- pensar en qué estoy haciendo por esos objetivos, quedan menos de siete años para que se cumpla el plazo. De ahí (seguramente) se marcarán objetivos para el 2050 y corresponderá a los jóvenes de hoy la responsabilidad de hacerlos posibles en el mundo de cada uno de nosotros, que en nuestro caso es Puerto Vallarta y la Bahía de Banderas”.

Y es que, advirtió, el turismo también es depredador, le abona a lo negativo en dichos objetivos, es decir, en alguna medida contribuye a no alcanzar esas metas.


Enseguida la docente universitaria recordó la enseñanza de un especialista de origen brasileño, quien planteó el antes y el después de la sustentabilidad, pues es a partir del Informe Brundtland que se empieza a hablar de la sustentabilidad. “La sustentabilidad no solo es un estado fijo en armonía que debe lograrse, es un paradigma de gestión que debe perseguirse permanentemente. Es decir, no sólo hay que lograr ser sostenible, sino mantenerse”.


Se refirió también a las etapas que puede vivir un destino turístico: cuando empieza, con pocos problemas, pero también con bajo beneficio económico, como lo fue Puerto Vallarta hará unos 80 años; luego migra a los altos beneficios económicos y pocos problemas, es decir, ha logrado el desarrollo; otro estadio es cuando llegan muchos problemas y el beneficio económico baja, hay estancamiento; y hay destinos que llegan a tener muchos problemas y bajos beneficios económicos, caso de Acapulco, por ello el término de “acapulquización”, como ejemplo de lo que no queremos que suceda. El puerto guerrerense “fue un destino referente, que brilló al máximo y luego llegó el declive. En Puerto Vallarta hemos cometido muchos de los errores de Acapulco”.


Dijo que para ser un destino sostenible se requiere gobernanza y sustentabilidad, calidad y competitividad e innovación. En cuanto a gobernanza y sustentabilidad para no comprometer los recursos de las futuras generaciones, pensando en que nuestro contexto no sólo es Puerto Vallarta; calidad y competitividad vistas como necesidad, e innovación en cuanto a generar propuestas.

0 comentarios

Comentarios


bottom of page