top of page

Homenajean a una leyenda del periodismo charro en Puerto Vallarta: Adán Leyva Ávalos


Charros, amigos, periodistas y comunidad vallartense celebraron la trayectoria de Adán Leyva, quien ha pasado gran parte de su vida relatando el arte de la charrería en la región.


Y cómo decía Don Delfín Sánchez Juárez: “Que no se acabe esa raza de los hombres de a caballo o que se acabe cuando yo me muera y no me toque llorarlo…” Con esa frase y conmovido hasta las lágrimas, “El Charro”, Adán Leyva Ávalos, recibió un reconocimiento por sus más de 35 años de trayectoria por parte de la RED Periodística de Puerto Vallarta, charros, familiares, amigos y la comunidad vallartense, en la biblioteca Los Mangos.


El 12 de enero del 2024 quedará grabado en la mente de quien desde hace más de tres décadas ha difundido el deporte más mexicano por excelencia a través de la cobertura periodística y su conocida columna de opinión en el periódico Vallarta Opina, “Entre Piales y Manganas”; así como en la sociedad cultural vallartense.




No se puede entender una pasión y un amor sin acciones y son esas precisamente que, después de un largo tiempo, son merecedoras de reconocimiento, dado la complejidad que resulta el plasmar todas las suertes charras, el color y la pasión de este deporte en una cuartilla de papel, trabajo que Adán Leyva ha hecho parecer fácil dado su amor a la charrería.



“El Charro del Periodismo”, quien es nacido el 20 de noviembre de 1961 en Mazatlán, Sinaloa y Lic. en Turismo por la Universidad de Guadalajara, contó que sus inicios fueron en 1987 después de tomar un diplomado de periodismo en Vallarta Opina y la insistencia de quien en ese momento era el jefe de redacción, Humberto Aguilar Camarena, quien lo convenció de escribir y desde ahí lo demás es historia que hoy se recuerda y se reconoce.


“Estaba trabajando yo, en el restaurante Le Kliff, allá para el sur y un día llega a comer Don Humberto Aguilar Camarera y su bonita familia, bajé a saludarlo yo estaba en la barra, estuvimos platicando, y me dice Don Humberto: Adán, tú escribes muy bien, ¿por qué no escribes en el periódico? ( …) Tú échale ganas y escribe de lo que te gusta. Le dije: Don Humberto, a mí me gusta la charrería y aquí no he visto charros, me contestó: Es que se murió Don Ramón Ibarría y todos están de luto y no ha habido evento, pero búscalos y vas a ver qué si los vas a encontrar. Desde ahí agarré mi Olivetti y empecé a escribir de la charrería lo que se me ocurría”, narró.


El evento fue un conversatorio sobre la vida y la trayectoria de “El Charro”, como es conocido en el gremio periodístico, dentro de la biblioteca Los Mangos, sentado en compañía de sus entrañables amigos, Jorge Bátiz, quien fue el impulsor del homenaje, Miguel Ángel Ocaña y Jaime Faisal, todos ellos periodistas, compartieron con los presentes, anécdotas vividas con él durante estos años.


“No puedes estar más de dos horas platicando con Adán, porque en esas dos horas te habla de charrería”, externó Jorge Bátiz.

“Adán es de carácter fuerte, es un gruñón… Todavía recuerdo cuando fuimos a una charreada a El Porvenir, en Bahía de Banderas, donde nos perdimos y estuvimos dando vueltas a oscuras por cerca de tres horas entre las milpas”, relató Miguel Ángel Ocaña.


A la conversación se unió a través de un audio grabado de Javier Rodríguez “El Vaquero”, desde Zacatecas, quien narró que conoció a Adán, allá por el año 1989, en un campeonato nacional, con quien conformó un cuarteto junto a otros dos compañeros periodistas de Colima y Jalisco, en el que reconoció su destreza en la labor periodística y su conocimiento en el deporte. Sin dejar de lado la búsqueda de redactar un anecdotario de sus aventuras.


“Solo ayudados de un fotógrafo, sacábamos la chamba, no como se estila hoy en día (sic) que ocupan hasta 30 elementos en una sala de prensa. Siempre hemos pensado en redactar un libro con las múltiples anécdotas que nos han sucedido, desde luego antes de que nos junte “el alemán”, el alzhéimer, al parecer ya nos lleva de la mano y no hemos hecho nada”, compartió “El Vaquero” de Zacatecas.

Así como más anécdotas de charros presentes como Miguel Meza de El Pitillal, quien enumeró cada uno de los eventos en los que Adán estuvo presente apoyándolos y en los que todavía sigue contribuyendo.


También las nuevas generaciones, como los charros jóvenes de la Hacienda Serena y las Costeñitas, las pequeñas escaramuzas, le reconocieron.



Adán y el nuevo legado


A este reconocimiento también se unió la misma biblioteca Los Mangos, la cual, a través de su directora, Gissela Mariscal, entregó también un reconocimiento. Adán Leyva a la vez hizo una contribución de 18 tomos al acervo cultural de la revista Charrería, 18 años de historia. Esto con miras a contribuir con las nuevas generaciones.



Además de que para seguir fomentando el amor a la charrería y como legado del distinguido, se abrirá un diplomado de periodismo enfocado a la cobertura de la charrería para reporteros, periodistas y a quien le gusta este deporte se sume a la difusión mediante notas o reseñas, impartido por el mismo Adán Leyva y que llevará su nombre.



Concluido el acto solemne y protocolario, el homenajeado agradeció a todos los presentes, se tomó fotos con todos los presentes y por supuesto, como en cualquier lienzo charro, hubo tequila y brindis por la trayectoria y por la vida de Adán Leyva, para que el de arriba lo siga conservando y siga narrando y difundiendo el deporte más mexicano.




0 comentarios

Kommentare


bottom of page