top of page

La atención médica es una pesadilla en la Comunidad Indígena de Chacala


 

En la población de Chacala, municipio de Cabo Corrientes, mujeres y hombre de la tercera edad, vienen siendo los más afectados, ante la falta de un médico, enfermera, etc.

 

Por Oseas Lorenzo Bravo


Desde hace años, la salud es una pesadilla de todos los días, especialmente para los hombres y mujeres de la tercera edad, que viven dentro de los diversos pueblos de la Comunidad Indígena de Chacala, municipio de Cabo Corrientes, de acuerdo con lo denunciado por los propios habitantes de la población de Chacala.


Específicamente en la población de Chacala, en donde la mayoría de los habitantes vienen siendo personas de la tercera edad, además de que viven con el cuadro básico de enfermedades, como diabetes, hipertensión, etc., sin embargo, muchos de ellos tampoco están afiliados al IMSS, pero si lo estuvieran estarían obligados a madrugar y viajar hasta Puerto Vallarta.


En su mayoría las poblaciones de la Comunidad Indígena de Chacala, aparte de la pobreza, viven marginadas de apoyos de parte de los programas sociales, ya sea por el municipio, estado o gobierno federal. En Chacala no se cuenta con un médico, ni siquiera con el apoyo de algún estudiante de medicina, a través de la Secretaría de Salud.


Por acciones del presidente de la Comunidad Indígena de Chacala, Manuel Ramos Castillón, en el Centro de Salud de Chacala se tienen muchos medicamentos que vienen siendo utilizados directamente por comuneros que viven enfermos, sin que tengan que pagar un solo peso, especialmente en situaciones de emergencia.


El propio dirigente en la última asamblea general de comuneros, aclaró que ha realizado las gestiones correspondientes a través de la Secretaría de Salud del Gobierno de Jalisco, precisamente para que apoyen con un médico, como los hay en El Tuito, pero hasta el momento no han tenido una respuesta favorable.


A manera de conclusión, Ramos Castillón, comentó que la falta de médicos en las Comunidades Indígenas, sigue siendo un problema grave, no sólo en las poblaciones ubicadas por la sierra, sino también en la costa del municipio de Cabo Corrientes, en donde se tienen los espacios clínicos, que finalmente con el paso del tiempo se convierten en bodegas.



0 comentarios

댓글


bottom of page